Manifiesto Biopunk.

Por mucho tiempo hemos bajado por el mismo rio, nos han metido en la misma bolsa, y hoy, hoy hermanos, seremos reconocidos por lo que somos. Pues yo como ustedes, soy una rata de laboratorio, soy de los que creen en la clonación, la bioética, en la capacidad de desarrollar al humano por medio de la genética y no por la mecánica. Seremos poderosos gracias a nuestra propia información genética, pues hoy nos separamos del ciberpunk, para transformarnos en el futuro, en la última evolución del hombre antes de su extinción, en Biopunks.
Nuestras vidas están condicionadas por nuestro material genético, nuestro cuerpo no desarrollado en su máximo potencial, y nosotros somos los que romperemos esas cadenas y muchas más. Intentaremos alcanzar la creación de los dioses, esa creación a la que llamaron vida, alargaremos la vida, daremos vida, crearemos vida. Agudizaremos nuestros sentidos, veremos lo que el promedio de gente no podrá ver, escucharemos lo que a otros les cuesta escuchar, pues nosotros hemos descifrado el código, y lo reorganizaremos a nuestro antojo.
No dependeremos de la tecnología mecánica, no más computadores, no más robots, no más implementos que hagan lo que nosotros no podemos, pues podremos, por nuestra cuenta, con la única ayuda de la jeringa y el microscopio.
Por ahora somos los pocos, los que nos gusta escuchar esa música ácida pero al mismo tiempo armoniosa que hace que se nos pase por la mente la imagen pulcra del laboratorio; los que nos entusiasmamos con Bioshock sin despegar los ojos del monitor; los que vimos The Island de Michael Bay como un futuro no tan alocado; los que alguna vez leímos Brave New World de Aldous Huxley y deliramos en un mundo que adoptamos como propio; los que leímos o vimos X-men de una manera más critica que recreacional. Pues vemos al mundo con otros ojos, con los ojos de aquellos creados en un tubo de ensayo.

I. Utopía ambigua.
Pero no, lo nuestro no es una utopía, entiéndase no para todos,  ya que sabemos de la naturaleza humana, sabemos de la ambición, de la codicia, de la envidia, que no todos llegaran a saborear esta bendición, sea por los años que se necesiten para lograrla, sea por el costo que esta conlleve, y lo sabemos bien. Podríamos llamarlo paraíso pre apocalíptico, teniendo en cuenta la relación inversamente proporcional de variables “evolución humana” y “degeneración de valores”, que se hará cada día mas latente y apreciable a simple vista.

II. Separación.
Veamos las raíces de estas dos ciencias hermanas que son las que nos llevan a vanguardias como el ciberpunk y el Biopunk. La tecnología mecánica se desarrolla en su mayor auge en la revolución industrial, de la que surgió maquinaria que a la larga hizo posible la investigación, la biotecnología. Entonces, desde ese punto de vista, la biotecnología es la hermana menor de la tecnología mecánica. Por lo que no nos hacemos independientes del cyberpunk, sin antes agradecerle como hermano mayor, al que nos convertimos por ser el que se adecuaba más a nuestras necesidades, pero estas necesidades han cambiado, no podemos simplemente conformarnos a no ser nombre sino apellido, a ser una rama del árbol. Esta rama caerá y saldrá una nueva vida de esta.

About these ads
Post hau Manifiesto atalean publikatu zen. Gogokoetara gehitzeko lotura iraunkorra.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s