Los cultivos OGM pierden la guerra contra las malas hierbas.

La academia americana de ciencias organizó el 10 de mayo una cumbre sobre las plantas genéticamente modificadas para resistir a los herbicidas. Los agricultores americanos tienen la impresión de haber sido estafados por quienes les vendieron las semillas, quienes les habían dicho que con la modificación genética ya nunca volverían a tener problemas de malas hierbas. Les bastaba con pulverizar glifosato (un producto creado por Monsanto, hoy de dominio público) para estar tranquilos. Una sola aplicación sería suficiente para destruirlo todo, salvo el cultivo provisto de un gen de resistencia al producto. Los agricultores se beneficiaron del sistema al principio: mejores rendimientos, reducción de mano de obra y costes. Hoy están desencantados.

Las malas hierbas también se han vuelto resistentes al Roundup, se multiplican muy rápido e invaden los campos de soja, maíz, algodón y colza. Ya hay 8 millones de hectáreas infectadas. “Con los herbicidas pasa como con los antibióticos. Al usarlos sistemáticamente, y demasiado, pierden eficacia porque las plantas desarrollan resistencia” dice Xabier Reboud, del Inra de Dijon. La crisis actual no le sorprende. De hecho, la esperaba antes. Las OGM han hecho dispararse el consumo de glifosato: 1,8 millones de toneladas en 2000, 30 millones el año pasado.

Cada año más plantas salvajes desarrollan resistencia. Sus mecanismos de resistencia son eficaces, y una vez seleccionados, se transmiten a su numerosa descendencia. La organización internacional encargada de su control (ISHRW) tiene en su lista 23 especies resistentes. “Pero la cifra subestima el problema porque solo tiene en cuenta a las resistentes a una dosis cuatro veces mayor a la que en la práctica se aplica. Hay muchas malas hierbas que toleran dosis menores de glifosato, y son estas las que tienen un gran impacto en los cultivos” (Bill Freese, centro americano de seguridad alimentaria). Según Harold Coble, del ministerio americano de agricultura, las especies resistentes serían en realidad 380.

En Alabama el amaranto de Palmer, una planta grande que crece muy rápido y produce millones de granos minúsculos, infecta el 80% de los campos de algodón OGM. El daño a los agricultores se estima en 82 millones de dólares.

Para afrontar el problema, la industria planea la combinación con otros herbicidas, lo que incrementará la contaminación, y añadir un nuevo gen de resistencia a las plantas cultivadas. “Abusan de los genes. Las plantas se volverán resistentes a los dos herbicidas. En las mezclas, las dosis son menores, lo incrementa el riesgo de desarrollo de resistencia. Es una huida hacia adelante”. Mientras tanto, Monsanto ofrece gratis a los agricultores un segundo herbicida. El uso de un mismo herbicida sobre enormes superficies es como el caso del glisofato en Estados Unidos, América del Sur o Australia, puede tener graves consecuencias, como en el abuso de los antibióticos. “La sensibilidad de las plantas a los herbicidas es un bien común, y la agricultura industrial la está destruyendo. Vamos contra el muro”.

Ya hay alternativas a las OGM. Cosechadoras capaces de separar el grano de la mala hierba están probadas en Australia. Pero el manejo de las malas hierbas requerirá probablemente más mano de obra. “Las OGM resistentes a los herbicidas les han aportado tanta comodidad a los agricultores americanos que no están dispuestos a abandonarlas”.

Fuente: artículo traducido de Le Figaro.

Berriak atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

Waiting for Superman – Esperando a Superman (documental)

El filme del  director Davis Guggenheim se centra en los deseos de estos cinco alumnos -y en el caso específico de dos de ellos, sus madres- por entrar a las mejores escuelas charter que funcionan independiente del  sistema público. La admisión, sin embargo, es sumamente limitada, a veces con la oferta de sólo diez espacios  para cientos de solicitudes, por lo que se ven obligados a colocar todos sus sueños en las manos de la suerte participando de sorteos, sus nombres ligados a una bola o sobre dentro de una tómbola o seleccionado por un algoritmo en un computador.

Guggenheim estructura su narrativa sobre los hombros de estas familias a la vez que indaga en el  por qué la educación en Estados Unidos a decaído tanto en los últimos 40 años. Para ello realiza entrevistas con expertos en la materia, como Geoffrey Canada, presidente y CEO del Harlem’s Children Zone, una de las más respetadas escuelas “charter”  de la nación, y Michelle Rhee, quien hasta octubre pasado fue la Canciller de Educación del Distrito de Columbia, el peor estado en nivel de comprensión de lectura.

Ambos educadores concuerdan en el que mayor obstáculo en el futuro de los niños son -irónicamente- los adultos, específicamente las uniones de maestros que los protegen, sin importar la calidad de su desempeño y subordinando el aprendizaje de los estudiantes a su propio porvenir económico. Eso sin contar el poder político que estas uniones poseen y la compleja burocracia que mantiene al sistema en un círculo vicioso.

Mientras Guggenheim le dedica gran parte del filme a detallar los muchos problemas que afrenta la educación estadounidense -por medio de gráficas, estadísticas y testimonios-, el corazón del documental se halla en sus cinco protagonistas y en probar su tesis de que el lugar de procedencia de un alumno no tiene por qué estar ligado a su capacidad de aprender. De igual forma, destaca que el hecho de que una  escuela sea “charter” no significa que vaya a ser mejor que las públicas.

 

Documental atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

#12M15M (opinión Manuel Castells).

¿Pero no estaba muerto y enterrado el 15-M? ¿No había degenerado en violencia callejera de la que ya se encarga la policía? ¿No se habían convertido los más sensatos en asociación legal Democracia Real Ya! debidamente registrada en el Ministerio del Interior? ¿Qué queda de ese movimiento espontáneo, multitudinario y creativo que contó durante meses con el apoyo moral de tres cuartas partes de los ciudadanos?.

Pronto lo sabremos. En las redes sociales circula ya el llamamiento para una manifestación local y global el 12 de mayo, junto con miles de personas alrededor del mundo, con el lema “Unidos por un cambio global”, reactivando la protesta que movilizó a millones en 951 ciudades y 82 países el 15 de octubre. Y es que este es un movimiento rizomático, con múltiples nodos cambiantes y autónomos, que vive en las redes sociales en internet y entre la gente, que mantiene el fuego de la indignación mientras las cosas sigan como siguen y que aparece, desaparece y reaparece en el espacio público para palpar su existencia y elaborar un proyecto de cambio social. Al ser un movimiento sin jefes, basado en la horizontalidad y la participación, sin normas ni programa, supera cualquier circunstancia. Ni se crea ni se destruye, se transforma. Incluso sobrevive al peligro de los movimientos sociales: su autodestrucción por peleas internas.

Pero lo que es la práctica usual del izquierdismo no afecta al 15-M. Por eso cuando hace unos días Fabio Gandara, un veterano del movimiento, y otras personas se impacientaron y crearon una asociación DRY para actuar en nombre del movimiento, saltó la alarma en las redes sociales. Tal decisión, tomada de forma poco clara y minoritaria según el parecer de la mayoría de los nodos locales de DRY, contravenía los principios de democracia asamblearia sobre los que se funda el 15-M. Pero, tras un momento de irritación inicial, se adoptó la actitud de que cada uno hace lo que quiere y no pasa nada. La declaración de DRY de Valencia el 25 de abril oponiéndose a la idea de asociación firmaba “Democracia Real Ya! (el objetivo, no la marca)” porque no hay marca, no se puede apropiar lo que no tiene propietario. El 15-M es de la gente que sale a la calle y debate en la red, en cada momento, cada una con sus razones, reivindicaciones, ideales y manías. Por eso no es ni será un partido ni nada parecido. Y tampoco hay problema, a menos que haya trols por medio, porque gente de buena fe decida ir por otro camino hacia objetivos ampliamente compartidos. Es una red abierta, no una burocracia cerrada.

Mucho más grave es el otro peligro con el que se enfrenta el 15-M. Su deslegitimación en la mente de los ciudadanos por la los intentos de criminalizarlo mediante su asimilación a “los violentos”. ¿Quiénes son esos violentos? No se sabe bien, excepto que son muy pocos y que son rechazados por la inmensa mayoría de los participantes en el movimiento. Porque el 15-M es, desde su origen, explícitamente no violento. Y lo ha demostrado en la práctica reiteradamente sufriendo las golpizas de la policía sin enzarzarse en enfrentamientos masivos que hubieran podido degenerar. Es esencial que dicha actitud continúe, pues la estrategia más eficaz para desconectar el movimiento de su referencia al 99% es precisamente provocar hasta que la televisión pueda ofrecer imágenes de caos, violencia, destrozos y sangre que aparten a los ciudadanos de aquellos que se atreven a manifestarse diciendo lo que muchos piensan. No será fácil evitarlo. Porque la policía parece ineficaz para hacer algo tan sencillo como intervenir de inmediato selectivamente en cuanto se quema el primer contenedor o se apedrea el primer banco. En lugar de pescar con red y llevarse a cualquiera que pasara por allí.

Pero sobre todo no será fácil contener la rabia de la gente porque los meses pasan, la situación empeora por momentos y los gobiernos siguen indiferentes a la protesta aplicando arrogantemente las recetas de la austeridad y haciendo pagar a las personas la crisis que, en la visión de los indignados, fue cosa de financieros y políticos, cubriéndose luego los unos a los otros. La vía institucional de debate ciudadano está cerrada. El rodillo parlamentario se aplica automáticamente. El PSOE, tras haber iniciado el desaguisado, sigue en encefalograma plano. Los sindicatos ladran pero no muerden, o quizá ya no tienen dientes. Los medios están mediatizados y buscando comprador. Y ministerios y autonomías se dedican con fruición al recorte creativo a ver qué más sacrificios humanos pueden ofrecer al dios de los mercados que sigue sin confiar en la deuda española, tanto pública como privada. Como no queda otra alternativa, miles saldrán a la calle el 12 de mayo. Y como siguen buscando nuevas formas de democracia se proponen deliberar, de nuevo, en las plazas públicas tres días. Ahí es donde las autoridades de turno los esperan. Prohibido ocupar cualquier espacio público. La alternativa entonces está entre irse a casa tras el desahogo y todo sigue igual o afirmar el derecho de reunión y debate y que se produzcan enfrentamientos violentos que permitan criminalizar al movimiento.

Si hubiera talante democrático en la clase política podrían dejar que los ciudadanos se encuentren en sus ágoras tres días, deliberen y propongan. Y tratar de reconectar la sociedad con las instituciones. Pero partidos y gobiernos son visceralmente opuestos a un movimiento que les niega su legitimidad. O bien entran en los cauces preestablecidos, precisamente aquellos denunciados por el movimiento como reglas tramposas, o se condena la protesta a la marginalidad seguida de represión. Tendrán que ser creativos los indignados para salir de ese dilema. Tendrán que imaginar formas de desobediencia civil protegidas por la ley. Tendrán que mostrar flexibilidad en sus tiempos y espacios de deliberación asamblearia. Tendrán que construir sus canales de comunicación directa con la ciudadanía. Recordando que cada día que nos vamos hundiendo en la crisis se van cargando de razón.

Fuente: Artículo de opinión de Manuel Castells en La Vanguardia.

Berriak atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

El peligro de los libros electrónicos.

En estos tiempos las empresas dominan a nuestros gobiernos y redactan nuestras leyes, por lo que cada avance tecnológico les brinda una nueva oportunidad para imponer ulteriores restricciones a la sociedad. Las tecnologías que podrían fortalecernos se utilizan en cambio para encadenarnos.

Los libros impresos:

  • Podemos comprar un libro con dinero en efectivo, de manera anónima.
  • Luego el libro nos pertenece.
  • Nadie nos exige firmar una licencia que restringe el uso del libro.
  • El formato se conoce, y no es necesario utilizar ninguna tecnología privativa para leerlo.
  • Podemos dárselo a alguien, prestarlo o venderlo.
  • Físicamente es posible escanearlo y copiarlo, lo cual en ciertos casos es legal según la legislación de derechos de autor.
  • Nadie tiene poder para destruir nuestro libro.

Comparemos con los libros electrónicos de Amazon, (un caso representativo):

  • Amazon exige que los usuarios se identifiquen para obtener un libro electrónico.
  • En algunos países, incluso en los EUA, Amazon declara que el usuario no puede ser propietario del libro.
  • Amazon exige que el usuario acepte una licencia restrictiva sobre el uso del libro electrónico.
  • El formato es secreto, y únicamente es posible leerlo mediante el uso de software privativo diseñado para restringir al usuario.
  • Para algunos libros se permite un sucedáneo de “préstamo”, durante un tiempo limitado, pero únicamente especificando el nombre de otro usuario del mismo sistema. Se prohíbe totalmente darlos o venderlos.
  • Copiar el libro electrónico es imposible debido a la Gestión de Restricciones Digitales (DRM) del reproductor y  la copia está prohibida por la licencia, que es más restrictiva que la ley de derechos de autor.
  • Amazon puede borrar de forma remota el libro electrónico utilizando
    una puerta trasera. Así lo hizo en 2009 cuando borró miles de copia de “1984” de George Orwell.

Incluso una sola de estas transgresiones convierte a los libros electrónicos en un retroceso si se comparan con los libros impresos. Debemos rechazar aquellos libros electrónicos que violan nuestra libertad.

Las empresas de libros electrónicos sostienen que es necesario denegar nuestras libertades tradicionales para seguir pagando a los autores. El actual sistema de copyright favorece ampliamente a estas empresas, mientras perjudica a la mayoría de autores.

Podemos apoyar más a los autores con métodos que no requieren restringir nuestras libertades, incluso legalizando la práctica de compartir.

He sugerido dos métodos:

  • Distribuir los ingresos fiscales entre los autores aplicando la raíz cúbica a la popularidad de cada autor.
  • Diseñar reproductores de libros electrónicos de manera que los usuarios puedan enviar pagos voluntarios y anónimos a los autores.

Los libros electrónicos no tienen por qué atacar nuestras libertades (los del Proyecto Gutenberg no lo hacen), pero lo harán si son las empresas quienes deciden. De nosotros depende el detenerlas.

Únete a nuestra causa: apúntate.
Dirección de este folleto.

Copyright 2011, 2012 Richard Stallman.
Publicado bajo licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0.

Berriak, Liburu atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

Mis ahorros, Su botín. Ahorrar en tiempos de crisis (documental).

Desde la Asociación de Consumidores y Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, ADICAE, hemos realizado el documental “Mis ahorros, Su botín. Ahorrar en tiempos de crisis”, que aborda las realidades y perspectivas del ahorro tras años de conflictos y en el marco de la actual situación de crisis.

El documental, producido por ADICAE en colaboración con Audiovisol, cuenta con las intervenciones de personalidades destacadas del mundo económico, financiero y social que, junto con los testimonios de los afectados, revelan el origen, las causas de los problemas que se han sucedido, y plantean los retos que a nivel legislativo, económico, social, etc… existen de cara al futuro, en un momento en el que además el problema de las “participaciones preferentes” ha vuelto a poner en la actualidad informativa la necesidad de una mayor protección al ahorro de los consumidores y usuarios.

El relato contenido en el documental expresa además la necesidad de un cambio en las relaciones entre entidades financieras y usuarios para dar lugar a un marco de relaciones moderno y adecuado a las actuales realidades y retos del sector y de los consumidores.

La cinta, dirigida por Borja Casal, muestra el trabajo de investigación y de denuncia que desde hace años realiza ADICAE, y la existencia de alternativas reales en el tratamiento del ahorro popular, ya que consideramos que pueden y deben mejorar las relaciones entre la Banca y los clientes, apostando por un sistema financiero más justo y solidario en el que los perjudicados no sean siempre los consumidores.

Documental atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

Dr. Burzynski (sabotaje de la industria farmacéutica a una terapia eficaz contra el cáncer).

Esta es la historia de un médico doctorado en bioquímica llamado Stanislaw Burzynski que ganó la más grande, complicada y fascinante batalla legal de la historia de EEUU contra la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA).

En 1970 descubrió los antineoplastones, péptidos que actúan sobre genes específicos involucrados en la aparición y desarrollo del cáncer. Ya se ha completado la Fase II de los ensayos clínicos que la FDA supervisa desde 2009.

Cuando los antineoplastones sean aprobados, será la primera vez en la historia en la que un científico, y no una gran compañía farmacéutica, tendrá la patente y los derechos de distribución de un avance médico.

Los antineoplastones son capaces de curar algunos tipos de cáncer terminal. En el documental se presentan varios supervivientes de cáncer que eligieron estos medicamentos en vez de la cirugía, la quimioterapia o la radiación (con información completa de los registros médicos demostrando su diagnóstico y recuperación), así como la sistemática supervisión de los ensayos clínicos por parte de la FDA comparando los antineoplastones con otros tratamientos.

Una tipo de cáncer llamado glioma del tronco cerebral nunca antes se había curado en un ensayo clínico controlado científicamente en la historia de la medicina. Los antineoplastones lo curaron por primera vez en la historia, decenas de casos.

Este documental lleva al público a través del escarpado y victorioso viaje de 14 años que el Dr. Burzynski y sus pacientes han tenido que realizar hasta conseguir la autorización de la FDA para realizar los ensayos clínicos de los antineoplastones.

El Dr. Burzynski reside y ejerce la medicina en Houston, Texas. Inicialmente pudo fabricar y administrar su descubrimiento sin la aprobación de la FDA desde 1977 hasta 1995 debido a que el estado de Texas en ese momento no requería que los médicos de Texas estuvieran obligados a cumplir con la ley federal en esta situación. Esta ley ha sido cambiada.

Durante más de una década, la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) trató de imputar criminalmente al Dr. Burzynski, sin conseguirlo. Finalmente, el Dr. Burzynski fue procesado por el Gran Jurado en 1995, el resultado en los dos juicios federales es que los miembros del jurado lo encontraron no culpable de cualquier delito. Si hubiera sido declarado culpable, el Dr. Burzynski se hubiera enfrentado a un máximo de 290 años en una prisión federal y $ 18.5 millones en multas.

Sin embargo, lo que se reveló unos años después de que el Dr. Burzynski ganase su libertad, ayuda a tener una visión más coherente de las verdaderas motivaciones de la implacable persecución del gobierno de los Estados Unidos a Stanislaw Burzynski.

 

Animazio atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

Manual de desobediencia económica (pdf).

Manual para la desobediencia económica donde se incluye todas esas formas de desobediencia civil o social,  que tiene como objetivo empoderarnos como personas libres, rompiendo las cadenas que nos esclavizan al sistema.

Si estas interesado, pincha aquí.

Animazio atalean publikatua | Iruzkin bat utzi