Charla de Lawrence Lessig en eG8.

Traducción de la charla que dio Lawrence Lessing en el forum eG8, en el que critica a los gobiernos por ceder a la presión de los “imcumbentes” en cada aspecto de políticas públicas, particularmente respecto a Internet.

Les pido disculpas por introducir estas ideas tan temprano por la mañana, después de una noche tan larga. Pero quisiera que pensarais en un alcohólico. Y no quiero decir el tipo de alcohólico tirado muerto y borracho, o alguien que se está recuperando de Alcohólicos Anónimos.

Piensa simplemente en el alcohólico normal que se esfuerza por controlar la adicción que tiene. Pero este alcohólico particular, quiero que os imaginéis que además de la adicción al alcohol tiene una segunda adicción también. No es una debilitante adicción que lo mantiene tirado todo el día. Y no es un adicto a las drogas recuperado. Pero tiene una adicción de todos modos que continúa empujándolo en otra dirección, alejándolo de lo que quiere hacer.

Una persona con 2 adicciones, jalando en distintas direcciones haciéndolo vulnerable, haciéndolo peligroso, y susceptible a las tentaciones de ambas. Y el truco para esta persona es controlar y regular estas adicciones, mantenerlas bajo control.

Ahora, os doy esta imagen porque creo que es una buena imagen del gobierno democrático moderno.

Un gobierno democrático moderno también, es jalado por estos dos tipos separados de adicción. Constantemente jalado por la locura. Locura por una parte por la gente, o al menos erróneamente cuando la gente empuja al gobierno a hacer aquello que no es en el interés público. Pensad en el Peronismo, o el tipo de populismo que creó la burbuja bancaria e inmobiliaria en los Estados Unidos.

Y por otra parte, una adicción a intereses creados, llamemoslos los “incumbentes”, constantemente tentando al gobierno a hacer una locura en políticas públicas en nombre de beneficiar a los incumbentes. Y en ésto, en los Estados Unidos por lo menos, puedes pensar acerca de cada asunto de políticas públicas importante donde esta adicción ha jugado un rol.

Cada una de estas jalando constantemente constantemente tentado, siempre el gobierno es vulnerable. Siempre, como insisten los libertarios, es peligroso porque siempre puede ser explotado por una de estas dos fuentes por lo menos, tentado por los incumbentes.

Ahora, la Internet es una plataforma, es una arquitectura, es una arquitectura con consecuencias. Es una arquitectura que permite la innovación, o al menos permite un cierto tipo de innovación.

Piensa en la historia de la innovación en Internet:

  • Netscape, creado por alguien que abandonó estudios de pregrado en la universidad.
  • Hotmail, creado por un inmigrante indio, vendido a a Microsoft por 400 millones de dólares.
  • ICQ, creado por un chico israelí y su padre vendido a AOL por 400 millones de dólares.
  • Google, creado por dos estudiantes de Stanford que abandonaron sus estudios.
  • Napster, creado por alguien que abandonó sus estudios y alguien que no tenía todavía la posibilidad de abandonarlos, que está sentado en este panel, aquí, hoy.
  • Youtube, creado por dos estudiantes de Stanford.
  • Kazaa y Skype, creado por chicos de Dinamarca y Suecia.
  • Y por supuesto, Facebook y Twitter, creados por chavales.

¿Qué es lo que une estas innovaciones?

Todas fueron realizadas por chicos, gente que abandonó sus estudios, no-estadounidenses. Gente de fuera. Porque esto es lo que la arquitectura invitaba. Invitaba innovación desde fuera.

Ahora, la innovación desde fuera amenaza a los “incumbentes”:

  • Skype es una amenaza para las compañías de teléfono.
  • Youtube es una amenaza para las compañías de televisión.
  • Netflix es una amenaza para las empresas de cable.
  • Twitter es una amenaza para la cordura, y no es que la cordura haya sido nunca incumbente.

Pero entonces, los amenazados responden a esta amenaza. Recurriendo al adicto: el gobierno democrático moderno, y usando la droga que corresponda, que en los Estados Unidos por lo menos es una cantidad infinita de dinero para campañas políticas; usando esta droga para asegurar la protección contra estas amenazas que el incumbente enfrenta.

Este es el punto que creo que el presidente Sarkozy pasó por alto ayer, y la pregunta que Jeff Jarvis planteó cuando sugirió que el principio que debería aplicar el G8 es que el gobierno no debe hacer daño.

El Presidente Sarkozy dijo, pero tenemos asuntos importantes de políticas que resolver. Pero este es el punto, Entendemos que hay asuntos duros de políticas públicas aquí. Desde el copyright, a la privacidad, a la seguridad, al problema de los monopolios. Lo entendemos.

El punto es, no confiamos en las respuestas que el gobierno entrega. Y por buenas razones no confiamos en estas respuestas, porque en asunto tras asunto, la respuesta que el gobierno democrático moderno ha dado aquí, es una respuesta que resulta que beneficia a los incumbentes. E ignora una respuesta que podría realmente fomentar más innovación.

Pensad por ejemplo acerca del asunto del copyright. Por supuesto que necesitamos un sistema de copyright que garantice que los creadores sean compensados y asegure su independencia para crear. Nadie serio niega que tenemos que tener tal sistema de protección.

La pregunta no es si el copyright debería ser protegido, la pregunta es cómo proteger el copyright en la era digital. Si es que la arquitectura del copyright, construida para el siglo XIX, continua teniendo sentido en el siglo XXI. ¿Y cuál es la arquitectura que tendría sentido en el s. XXI?

Ahora, ¿es esa la pregunta que el gobierno está planteando?

Creo que la respuesta es no.

En vez de ello, el gobierno está proponiendo, alrededor del mundo, especialmente aquí, y me disculpo con mis colegas de Francia, porque este es un término técnico legal. La propuesta sugerida aquí es de “muerte cerebral” una política de 3-strikes que resulta que beneficia a los incumbentes ignorando el potencial de la innovación que podría venir de una nueva arquitectura para proteger el copyright.

Y no tenéis que aceptar mi palabra sobre ésto. El reciente informe del gobierno conservador en Gran Bretaña, el Informe Hargreaves, dice del copyright:

“¿Podría ser verdad que leyes diseñadas hace más de tres siglos con al propósito expreso de crear incentivos económicos para la innovación, protegiendo los derechos de los creadores estén hoy obstruyendo la innovación y el crecimiento económico?

La respuesta corta es: sí.”

“En el caso de las políticas de copyright, no hay ninguna duda de que los poderes de persuasión de celebridades y importantes empresas creativas en Gran Bretaña han distorsionado las políticas resultantes.”

Y no solamente, yo sugeriría, en Gran Bretaña.

Pensad sobre la pregunta de las políticas de banda ancha. Europa, de hecho ha sido bastante exitosa, en fomentar la competencia por banda ancha, y por lo tanto fomentar el crecimiento de la banda ancha. Los EEUU han sido un fracaso total a este respecto, al ir viendo como los EEUU iban de ser el número 1 en penetración de banda ancha, a ser ahora, dependiendo de la escala, número 18, 19, o 28.

Y este cambio es debido a políticas que efectivamente bloquean la competencia entre los proveedores de banda ancha. Su respuesta, la respuesta que estos proveedores presentaron a nuestro gobierno, y que consiguieron que nuestro gobierno impusiese en realidad les benefició y destruyó los incentivos para que compitiesen de una forma que incrementara la penetración de banda ancha.

Creo que a la luz de estos ejemplos, es completamente justo ser escéptico respecto a la respuesta que un gobierno democrático moderno entrega. Deberíamos decirle al gobierno democrático moderno: tienes que tener cuidado cuando los incumbentes sugieran ajustes en las políticas.

Porque su trabajo, el trabajo de los incumbentes, no es igual a tu trabajo, el trabajo del que hace políticas públicas.

Su trabajo es obtener beneficios para ellos.

Tu trabajo es el bien común.

Y es completamente justo, para nosotros decir, que hasta que esta adicción sea resuelta, deberíamos insistir en el minimalismo en lo que hace el gobierno. El tipo de minimalismo del cual Jeff Jarvis habló cuando habló de “no hacer daño”. Una internet que abraza los principios de acceso abierto y libre, una red neutral que garantice este acceso abierto, que proteja al que está fuera.

Porque he aquí una cosa que sabemos de esta reunión, y su relación con el futuro de Internet. El futuro de Internet no es Twitter, no es Facebook, no es Google, no es ni siquiera Rupert Murdoch [Fox].

El futuro de Internet no está aquí. No fue invitado, ni siquiera sabe cómo ser invitado, porque no se enfoca todavía en políticas y foros como este.

Lo menos que podemos hacer es preservar la arquitectura de esta red que protege su futuro que no está aquí.

Muchas gracias.

Post hau Berriak, Política atalean publikatu zen. Gogokoetara gehitzeko lotura iraunkorra.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s