Richard Stallman opina sobre la muerte de Steve Jobs.

Steve Jobs, el pionero de la computadora como ‘una-carcel-hecha-cool’, diseñada para recortar las libertades, ha muerto.
Como dijo el alcalde de Chicago Harold Washington sobre la muerte del alcalde Daley, no me alegro de que haya muerto, pero me alegro de que se haya ido. Nadie merece el tener que morir- ni Jobs, ni el Sr. Bill, ni incluso ningún culpable de maldades mayores a las de ellos. Pero todos nos merecemos el fin de la maligna influencia de Jobs en la computación de la gente.
Desafortunadamente, dicha influencia continua a pesar de su ausencia. Sólo nos queda esperar que sus sucesores, en el intento de continuar su legado, sean menos efectivos.

Fuente: bitacora de Richard Stallman.

Post hau Berriak atalean publikatu zen. Gogokoetara gehitzeko lotura iraunkorra.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s