Si los usuarios no tienen el control del programa, es el programa quien tiene el control sobre ellos (Richard Stallman).

El movimiento del software libre lucha por la libertad de los usuarios y para que tengan el control de su informática. Un programa es libre si respeta la libertad y la solidaridad social de los usuarios de manera que puedan tener este control.

Para que los usuarios tengan el control del programa necesitan cuatro libertades esenciales. Estas libertades hacen entonces el criterio para que un programa sea libre. Son las siguientes:

0. La libertad de ejecutar el programa como quieras.

1. La libertad de estudiar el código fuente y cambiarlo para que haga tu informática como quieras.

2. La libertad de hacer y distribuir copias exactas cuando quieras.

3. La libertad de hacer y distribuir copias de tus versiones cambiadas, cuando quieras.

Estas libertades, para ser adecuadas, tienen que aplicarse a todas las actividades de la vida y a todos los usuarios que tengan copias del programa.

Los usuarios tienen el control del programa libre individualmente y colectivamente en cualquier grupo (formales o informales) que hagan. Así, los usuarios que no saben programar reciben los beneficios de las libertades 1 y 3 aunque no sepan ejercerlas directamente.

Si los usuarios no tienen el control del programa, es el programa quien tiene el control sobre ellos. Alguien tiene el control de ese programa, y a través de él, ejerce poder sobre los usuarios. Es un sistema de poder injusto y llamamos ese programa “privativo” porque priva de su libertad a sus usuarios.

En los países pobres, la piratería es frecuente. ¿Cómo podemos cambiar esa conducta hacia la adopción del software libre?

La piratería existe en el océano cerca de Somalia, y unos pocos lugares más, pero no en España. Cuando se trata de compartir, por favor no lo llame “piratería”. Es un término de propaganda del enemigo.

Compartir es bueno. Es una práctica pro-social, y se debe fomentar. Entonces, cualquier intento de prohibirla es injusta. Por ejemplo, uno de los fallos éticos del software privativo es que prohíbe compartir copias. Pero no es su único fallo; el software privativo tiene otros aspectos injustos también.

Una copia no autorizada de un programa privativo es mala por ser privativa. Es casi tan mala como una copia autorizada del mismo programa. El remedio es reemplazarlo por un programa libre.

Sr. Stallman, entiendo los conceptos “software libre” y “software privativo” pero no ocurre lo mismo con el aspecto económico que acompaña al primero. Más concretamente, no comprendo bien su modelo de negocio.

El software libre no está atado a un modelo específico de negocios. Hay varios que se usan. Pero el tema de los modelos de negocio es un aspecto secundario del asunto.

Antes de preguntar si algo es lucrativo o cómo puede serlo, tenemos que preguntar si es ético, y cómo puede serlo. Antes de preguntar cómo es factible hacer cualquier actividad, debemos preguntar si esa actividad debería hacerse o no.

El software libre es el software distribuido de manera ética, por lo que es deseable promover su desarrollo. Pero el software privativo es un yugo, debemos luchar para que no se desarrolle.

Tras leer algunos de sus artículos (en particular, éste), creí que era aceptable distribuir software libre o servicios a partir de él. Sin embargo, no logré responder a mi hijo cuando me dijo que hacerlo era aprovecharse del trabajo que previamente habían hecho los desarrolladores.

Claro que sí. Un programa libre es disponible para que todos lo aprovechen. ¿Y cómo no?

Restringir el programa para que otros no puedan libremente aprovecharlo es eliminar la posibilidad de usarlo en libertad. Entonces, sería mejor no escribirlo.

El deseo de ganar dinero no es malo en sí, pero no puede justificar las medidas no éticas, como hacer software privativo. Si quieres ganar dinero y no encuentra la manera de ganarlo desarrollando el software libre, entonces haga otra cosa, pero no el software privativo.

¿Cómo cree usted que se debe incentivar a los docentes de informática para que enseñen usando software libre? ¿Cómo se le explica al director de una escuela que debería migrar a Software Libre?

Le muestro que enseñar un programa privativo va en contra de la misión social de la escuela. Esta misión es la de educar a buenos ciudadanos de una sociedad capaz, fuerte, independiente, solidaria y libre. Enseñar un programa privativo es enseñar dependencia a una empresa. ¡No se debe!

Un programa incorpora conocimientos. Si es privativo, son conocimientos secretos, denegados a los alumnos. Su presencia en la escuela va en contra del espíritu de la educación, por lo que no debe ser permitido.

La misión social incluye también la educación moral, en la ciudadanía. Para hacerla, cada clase debe tener esta regla: si traes un programa a la clase, no puedes guardarlo para ti. Debes ofrecer copias a todos en la clase, incluso su código fuente por si acaso alguien quiere aprender. Eso es porque la clase es un lugar para compartir los conocimientos. Entonces, no se debe permitir traer programas privativos a la clase.

Algunos sugieren que la escuela enseñe GNU/Linux y Windows “para que los alumnos conozcan ambos”. Es como darles de comer espinacas y tabaco para que conozcan ambos. La escuela debe enseñar los buenos hábitos y no los malos.

Entonces, cuando el Estado distribuye computadoras con Windows a los chicos, hace lo contrario de lo que debe hacer.

Tengo la sensación de que estamos cerca de un cambio: todavía no hay tantas alternativas libres como privativas en el mundo del software pero en lo que el software libre no tiene rival es en la comunidad de usuarios que prestan ayuda en el uso de las opciones libres. Todo avanza muy rápido en la Red y, bajo mi punto de vista, sólo una comunidad tan grande como la de los usuarios de Software Libre pueden maniobrar al mismo ritmo. ¿Soy demasiado optimista? Muchas gracias!

Soy pesimista por naturaleza. Veo muchas amenazas a nuestra libertad. Por ejemplo, los EEUU y la UE hacen censura de software; prohíben los programas capaces de romper los grilletes digitales como, por ejemplo, todo programa libre capaz de reproducir vídeo desde un DVD. Han impuesto tal censura a otros países también por sus tratados de libre explotación. La distribución de estos programas sigue de manera clandestina entre la gente que desea libertad.

No sé cómo vamos a vencer a enemigos tan poderosos, pero las ocupaciones de los indignados pueden ser el comienzo. Hay que seguir luchando hasta derrotarlos.

¿Qué opinión tiene usted sobre las patentes de software? ¿Cómo cree que pueden afectar a las pequeñas empresas que desarrollan software y al I+D+i de un país? ¿Cree que la presión de las grandes compañías hará que finalmente se implanten estas patentes en Europa? Gracias!

No comprendo “I+D+i”, pero la política de autorizar patentes informáticas es tonta y dañina. Pone en peligro a cualquier desarrollador de software, y sus usuarios también. Véase endsoftpatents.org.

Teniendo en cuenta las acciones del Programa Conectar Igualdad en Argentina (www.conectarigualdad.gob.ar), ¿qué sugerencias podría dar al Estado Argentino para que se promueva realmente el uso de software libre sin caer en la prohibición de uso de software comercial?

Hay una confusión en la pregunta: el software comercial puede ser libre. Hay muchos programas comerciales libres, y no los critico. Lo que hace falta evitar y rechazar es el software privativo (no libre), que también puede ser comercial o no comercial.

Prohibir el software privativo totalmente no sería fundamentalmente injusto, pero nuestra sociedad no está lista para un cambio tan radical, entonces no lo sugiero para esta década. ¿Qué debe el Estado hacer ahora?

  •  Nunca distribuir un programa privativo a nadie.
  • Comprar únicamente las máquinas que acerquen lo más a poder funcionar sin software privativo.
  • Exigir por sus contratos que toda nueva solución informática se entregue como software libre y que sea desarrollada para poder funcionar sobre una plataforma 100% de software libre.
  • Migrar las escuelas públicas y otras actividades educativas totalmente al software libre.
  • Prohibir la inclusión de una licencia de Windows u otro sistema privativo en el precio de venta de una computadora.

Evidentemente la “igualdad” que el Estado Argentino propone “conectar” es la de someter a todos igualmente al poder de Microsoft. Esa ”igualdad” sería dañina aunque no costara nada. Es rendir el futuro del país a una empresa.

¿Qué futuras actuaciones tiene previstas el Movimiento por el Software Libre para continuar con su progresiva implantación en la sociedad? Hoy en día, todavía cuesta encontrar tiendas de informática que te vendan un PC con GNU/Linux en lugar de Windows.

Que las tiendas exijan pagar la licencias de Windows aunque no vas a usarlo es un problema porque apoya a Microsoft y nos niega las economías que el software libre debería ofrecer. No es así por casualidad: Microsoft ha luchado durante años para imponer esta práctica.

Pero este problema no es fatal. Aunque la computadora venga con Windows, todavía se puede borrar e instalar GNU/Linux.

Pero Microsoft ya intenta aplastarnos con su Restricted Boot, esperando que en el futuro, instalar GNU/Linux frecuentemente sea imposible. Por favor, mira nuestra campaña en fsf.org y fírmala.

Soy usuario de sistemas GNU/Linux desde hace años. He observado que mi mayor problema y el de muchos otros usuarios de estos sistemas es la no existencia de drivers libres compatibles. ¿Se puede convencer de algún modo a los fabricantes de hardware para que ofrezcan drivers compatibles con otros sistemas operativos, más allá de los ofrecidos para Microsoft o Apple?

Lo que necesitamos es que nos digan el modo de empleo de cada producto. Hoy en día, esto es frecuentemente secreto: entregan un firmware privativo y no dicen cómo utiliza el periférico.

Siempre vamos intentando descubrir el modo de empleo de más periféricos, o convenciendo a sus desarrolladores o por ingeniería inversa, y a veces hacemos avances, pero es lento.

Desde el punto de vista técnico y económico/comercial, ¿imagina una solución para que esos fabricantes de hardware atiendan más y mejor a nosotros los usuarios de sistemas libres?

La única solución completa que veo sería por una ley exigiendo que cada producto digital se vendiera con su modo de empleo a nivel de hardware (sin ningún programa instalado que se pueda reemplazar). Sin tal ley tendremos que seguir luchando por cada periférico.

Saludos, sr. Stallman. Como dijo Aristóteles, la virtud está en el justo medio. ¿Cree que el software libre y el software privativo pueden convivir en armonía? ¿O por el contrario cree que todo software debería ser libre?

Podemos coexistir con software privativo, de hecho lo hacemos actualmente, es decir, que hoy en día la justicia coexiste con la injusticia. Pero esto no es el mundo como debería ser. Nuestra meta es que todos los programas sean libres para que todos sus usuarios sean libres.

Creo que Aristóteles generaliza demasiado y que su afirmación es en unos casos falsa. Cuando es una elección entre un trato ético y otro trato no ético, lo justo no está en el medio, sino en siempre y únicamente hacer el trato ético.

No tiene cuenta en Facebook. Ya ha explicado en alguna ocasión por qué. Pero, ¿qué opina de redes sociales libres como Identi.ca, Diaspora o gNewBook? Tengo la impresión de que han llegado tarde a un mercado totalmente dominado por gigantes como Twitter o Facebook.

Primero habla de la ética, luego especula sobre probabilidades. Son dos temas distintos. Para pensar claramente, debemos evitar de mezclarlos.

En cuanto a la ética, no veo nada malo en un servicio de red social. Un servicio puede ser ético o no ético según los detalles. Facebook hace muchas cosas malas. Twitter es aceptable, que sepa yo, siempre que evites ejecutar los programas privativos en Javascript que están en sus páginas. No he estudiado los otros tres con cuidado, pero son básicamente éticos.

En cuanto a “llegar tarde”, presupone un punto de vista comercial que dista mucho del mío. Para mí, no es un asunto de “tarde o temprano” sino de reemplazar prácticas injustas.

Hagan lo que hagan los demás, siempre es posible rechazar Facebook. Yo lo hago y usted también puede.

Antes de preguntarle, deseo agradecerle todo su sacrificio en pro de la difusión del software libre (…)

A veces la libertad exige un sacrificio. Afortunadamente, en este campo, los sacrificios suelen ser pequeños — de mera comodidad. No exageremos mi sacrificio. De hecho, fue más frecuentemente un agrado.

y su permanente ofrecimiento para explicarlo en todo el mundo (¡parece que haya visitado todos los países!).

Hay casi 200 países de los cuales he visitado 78.

Al grano… Algo de balance. ¿Cree que estamos mejor o peor que hace unas décadas? Lo digo porque sí que se usa más el software libre pero si tenemos en cuenta que el uso de computadoras se ha masificado, sobre todo, en las últimas tres décadas, ¿cree que la situación ha mejorado realmente o sigue ocupando el software libre una similar cuota de mercado?

El término “cuota de mercado” viene del campo de negocio. No comprendo el software libre en términos de competencia y mercado sino en términos de una lucha contra la injusticia. En vez de preguntar sobre nuestra “cuota de mercado”, considero qué partes del ciberespacio hemos libertado.

Pero en esencia, usted ha comprendido bien. Vamos avanzando en casi todos los campos de batalla, pero siempre hay campos nuevos y suelen comenzar dominados por lo privativo.

¿Qué opina de Ubuntu y de sus variantes? Se trata de una distribución que incluye software libre pero también ofrece, por defecto, la instalación de drivers privativos.

Ubuntu es una distribución del sistema GNU/Linux que contiene varios programas privativos (no sólo drivers) y también propone la instalación de aplicaciones privativas.

Comparado con Windows, Macintosh o el iBad, usar Ubuntu es un avance hacia la libertad. El gran peligro de Ubuntu es que muchos formulen su idea del objetivo según lo que Ubuntu hace y dice. Ubuntu les enseña a valorar la comodidad y no la libertad. Eso va directamente en contra de nuestro esfuerzo de enseñar los valores de libertad.

En una larga lucha, lo imprescindible es no olvidar la meta. Tomar Ubuntu por la meta es lo que hay que evitar. Por lo tanto, yo y la FSF aprobamos sólo las distribuciones que contienen y ofrecen sólo software libre. Véase gnu.org/distros para la lista.

¿Por qué algunos gobiernos siguen gastando tantísimo dinero en licencias de sistemas privativos? Es más gravoso aún en un contexto de crisis económica global como el que vivimos. Se escapa a mi comprensión. Aunque se hubiera de invertir algo de dinero en la formación de usuarios en sistemas o aplicaciones libres, a medio y largo plazo, esta estrategia parece totalmente rentable. ¿Qué opina usted?

Los asuntos del software libre en el Estado y en la educación son muy importantes. Por lo tanto es un error plantearlos principalmente en términos de puntos secondarios como de gastos o de rentabilidad. Hay cosas importantes en juego aquí.

Para mantener la soberanía informática del país, las agencias públicas tienen la responsabilidad de usar únicamente software libre. Si un programa no es libre, su dueño tiene poder sobre sus usuarios. Si una agencia pública lo usa, el dueño tiene poder sobre una parte del Estado. ¡No se debe! El Estado debe migrar al software libre, paulatinamente, cueste que cueste.

Las actividades educativas, incluso todos los niveles de escuelas, deben cumplir con su misión social; entonces tienen que enseñar únicamente software libre. Enseñar un programa privativo es implantar dependencia. ¡No de debe!

La educación con software privativo puede ser muy barata si una empresa regala todo a la escuela. Pero no puede ser una educación ética. La educación también debe migrar al software libre, cueste lo que cueste.

Hace poco hablé con un programador que me dijo algo que me hizo reflexionar: si no fuera posible piratear el software privativo, el software libre dominaría el mercado . Creo que tiene toda la razón. ¿Qué opina?

¿Por qué es el software privativo injusto? Una de sus injusticias es que prohíbe la redistribución de copias. Es una forma de opresión.

Ese programador ha observado que si la opresión fuera más fuerte, más gente se uniría a nuestra rebelión. Entonces, ¿qué? ¿Deberíamos fomentar la opresión para que el pueblo nos apoye? ¡Ni lo sugiera! Así seríamos culpables de la opresión.

Reflexione en esto: si diéramos legitimidad a la práctica de ordenar que los usuarios no copien un programa, sería legitimar el software privativo — una postura autoderrotadora.

Nuestra lucha es honesta. Decimos con orgullo, “No es piratear, es compartir. Compartir es bueno, lo malo es prohibirlo.” Nos oponemos a cualquier medida propuesta para impedir o castigar la práctica de compartir.

Lleva muchos años defendiendo el Movimiento del Software Libre en el mundo. ¿Ha hecho balance alguna vez de todo su trabajo y el de la FSF? En este caso, ¿cuál considera que ha sido su mayor éxito? ¿Alguna decepción o fracaso?

Nuestro mayor logro es la existencia de sistemas operativas libres y aplicaciones libres. Hemos creado un mundo libre en el ciberespacio.

Queda por hacer la liberación del resto del ciberespacio.

Fuente: Entrevista a Richard Stallman realizada por Educared.

Post hau Berriak, Entrevistas atalean publikatu zen. Gogokoetara gehitzeko lotura iraunkorra.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s