Impuestos, mentiras y cintas de video.

Estoy enganchadísimo a una serie que me tiene loco. Se llama “Impuestos, mentiras y cintas de vídeo” y evidentemente, trata de la subida del impuesto de la renta que el gobierno del Partido Popular hoy va a aprobar después de ganar unas elecciones a las que concurrió ocultando y negando que fueran a hacerlo como demuestran decenas y decenas de cintas. El protagonista es Mariano Rajo jo joy, el hombre que se ha reído de los españoles estas navidades, también conocido como el terror de los niños, “el hombre del saco”: ahora saco una mentira en campaña, ahora te saco otra en el discurso de investidura, ahora saco una subida de impuestos, ahora te meto, ahora te saco, sombra aquí, sombra allá, miénteme, recórtame…

Lo mejor de esta serie es que ahora que la oposición está más desaparecida que los protagonistas de Perdidos, el gobierno es su propia oposición. Basta con escuchar lo que decían antes de ganar y parece que están hablando de lo que han hecho en cuanto han ganado. Qué es lo que dijeron que iban a hacer: lo explicaba Esteban González Pons en un capítulo memorable. “El partido popular quiere bajar los impuestos para que todo cambie”.

Claro, el PP iba a bajar los impuestos porque como explicaba el actual ministro de hacienda, Cristóbal Montoro, en una esclarecedora interpretación: “Subir impuestos ahora lo que traería es menos crecimiento, menos inversión y por lo tanto más paro”.

Por si no había quedado claro, lo resumía Esteban González Pons en otra magistral intervención estelar: “La subida de la retención del IRPF la pagan los currantes que tienen nómina”.

Así decidieron presentarse a una dura campaña electoral con un programa claro, sincero, sin trampas, en el que aseguraron que no iban a subir los impuestos: “Estamos en contra de subir los impuestos. Y estas son las fórmulas que presenta el partido popular, sin trampa ni cartón. Y esto es el pacto que ofrece el PP, un pacto sin trampa ni cartón, sin letra pequeña y sin engaños y un pacto para tener una esperanza y una alternativa de futuro que es lo que necesitan nuestros compatriotas”. (María Dolores de Cospedal)

Y siguiendo los sabios consejos de sus amigos, el héroe de la serie nos explica qué es lo que tiene que hacer un buen presidente del gobierno: “lo que tiene que hacer el gobierno es trabajar para que España tenga una renta como Francia o Alemania y no subir los impuestos”.

Pero el gobierno socialista de entonces no hizo caso de sus juiciosas advertencias y subió los impuestos, malandrines. Pero ahí estaba Don Mariano para luchar contra la injusticia: “Nosotros seremos beligerantes contra las subidas de impuestos que haga el gobierno, como ya lo hemos sido”.

Con beligerancia arremetió contra la injusta subida de impuestos en una campaña que más que electoral parecía militar: “La subida de impuestos no es necesaria, no se justifica y es profundamente insolidaria con las clases medias y trabajadoras españolas” (Rajoy en campaña)

Y esa garra, ese pundonor marcial le llevaron hasta la presidencia donde siguió defendiendo sus principios irrenunciables en la sagrada cámara de representantes de la democracia, en un emotivo discurso de investidura: “Yo tengo que decir que mi intención es no subir los impuestos” (Rajoy en su discurso de investidura)

Pero, demasiado acostumbrado a jurar el cargo de jefe de la oposición, debió de creer que ese seguía siendo su papel e hizo justo lo contrario de lo que había dicho, se opuso a sí mismo, y actuó como un gobierno socialdemócrata subiendo el impuesto de la renta. Y entonces se convirtió en el primer gobierno que es gobierno y oposición a la vez. Un gobierno que piensa que “así no se puede gobernar. Ahora el gobierno habla de que va a subir los impuestos para ponernos a nivel europeo. Eso es un insulto a los españoles”(Rajoy)

Un gobierno que piensa que “subir los impuestos es una puñalada trapera” (Esteban González Pons)

Un gobierno que siente vergüenza de sus propios actos pero que no siente como suyos en un preocupante caso de desdoblamiento de personalidad gobierno-oposición: “La subida de impuestos va a significar menos empleo y menos recaudación. Y qué va a sacrificar: las políticas sociales. A mí me produce vergüenza ajena”. (Javier Arenas)

Un gobierno que reconoce que lo que ha hecho y dicho “es lo más hipócrita que se ha podido escuchar en los últimos años de política española”. (Esteban González Pons)

El primer gobierno de la democracia que reconoce que ha mentido como antes le criticaron al anterior gobierno, que también mintió por cierto (es costumbre gubernamental, por lo visto): “No es la primera vez que mienten antes de unas elecciones. Pero esta vez su osadía va mucho más lejos, quieren ustedes que los ciudadanos paguen con sus impuestos su incapacidad para hacer frente a la crisis y esperan a que se abran las urnas para anunciarles la mala noticia. Mientras ustedes en campaña anunciaban la recuperación del país, redactaban en secreto una subida de impuestos. Eso es una falta de respeto con los ciudadanos”. (Soraya Sáenz de Santamaría).

El primer gobierno que reconoce que les falta el respeto a los ciudadanos, les insulta y les mete una puñalada trapera. Puñaladas traperas, insultos y faltas de respeto. Ya tenemos una serie para sustituir el vacío que nos dejó el final de “Los Soprano”.

Por eso os recomiendo “Impuestos, mentiras y cintas de vídeo”, protagonizada por el hombre que tomó posesión del cargo de presidente del gobierno prometiendo que iba a “llamar al pan pan y al vino vino”. Aunque hay que recordar que también es el hombre que un día dijo ¡Viva el vino!, lo que podría explicar por qué lo primero que ha hecho después de prometer llamar al pan pan y al vino vino, es decir Diego donde dijo digo… O donde dije Diego, digo impuestos.

(NOTA: Para la elaboración de este informe, quiero felicitar al trabajo de blogueros e internautas que han ido recopilando estas intervenciones de los populares, especialmente a Nacho Escolar, que está recopilándolos día a día en su bitácora)

Hoy analizamos esta subida de impuestos impuesta y el resto de primeras medidas del nuevo gobierno con CARLOS CRUZADO (presidente del colectivo de Técnicos de Hacienda) y con el economista FRANCISCO ÁLVAREZ, ex miembro de la Bolsa de París y de la Bolsa de Valencia y colaborador del programa de nuestra compañera Pepa Fernández, “No es un día cualquiera”, de RNE, que además tiene un muy interesante blog de economía: Noledigasamimadrequetrabajoenbolsa, donde recientemente publicó un texto demoledor sobre la crisis acusando a los responsables con la fórmula que popularizó Emile Zola: YO ACUSO.

Si quieres escuchar el programa emitido en Carne Cruda, lo tienes aquí.

 

Post hau Berriak atalean publikatu zen. Gogokoetara gehitzeko lotura iraunkorra.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s