Plantas que curan. Plantas prohibidas (documental).

Josep Pàmies es un agricultor conocido por su apoyo a la iniciativa legislativa popular contra los transgénicos en Cataluña, y por ser miembro de la asociación La dulce evolución, desde donde promueve el conocimiento y uso de las plantas medicinales.

Hoy conoceremos algo más sobre estas plantas que curan y sobre la particular cruzada de Josep contra ciertos intereses que, al parecer, pretenden controlarlas.

Documental atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

Fue bonito mientras duró. Carta de un ex profesor de la Escuela de Policia de Cataluña a sus compañeros.

Hoy una nueva persona ha ingresado en prisión. Y se esperan nuevas detenciones y nuevos encarcelamientos. La deriva pinochetista – como la denomina alguno- que está prendiendo el gobierno está consiguiendo lo qe parece una estrategia de orden que es “crear pánico” – como de decía durante el operativo del 27m- para “limpiar la plaza” de indeseables, está claro, como todos saben. Es fácil entender todo esto a partir de eso que la Klein ha denominado la Doctrina del Shockya sabréis de que va, seguro.

Eso no era lo que yo hablaba cuando explicaba en clase el cambio de la política represiva a la preventiva, de la policía franquista a la policía democrática. La última ha resultado una represión preventiva… del redistribuirnos para reducir la conflictividad social al por si acaso te entalego, … a la ya tristemente clásica política de castigar a los pobres, ahora se ha añadido el castigar y asustar a los disidentes.

Esto lo escribo con el permiso, el respeto y la admiración por los compañeros del grupo que se dedican a la necesaria tarea policía. Esto va por delante. Sabéis que tengo mucho respeto por el trabajo que habéis realizado… pero ahora otro gallo canta y es el negro.

Da pena y rabia todo lo que está pasando, también provocan miedo, que es lo que parece que desean… pero están provocando mucho odio que nadie sabe donde desenvocará.

Me sentía muy ligado al trabajo de “formador de mossos” y creo que todos sabéis que lo he disfrutado y le debo mucho, he aprendido mucho y he sentido de cerca el valor del conocimiento sobre la seguridad.

He defendido el trabajo de policía desde antes de entrar en la escuela; entre otras cosas porque tengo amigos de mi barrio que decidieron coger este camino para tener una vida digna y menos insegura que la que comenzaba a propagarse entre nuestros hermanos más grandes, ya en el momento que se intuía la llegada de las “vacas flacas”. He defendido el trabajo de la policía en todos los ámbitos, que no son muchos pero si suficientes antagónicos. Una cosa que ya hace días – puede ser meses- que no puedo hacer, que no quiero hacer y de la cual, comienzo a estar avergonzado.

Creo que es peligroso eso que están pasando y está claro que no reducirá la violencia dentro de la sociedad, incluso lo contrario, la está aumentando… y no solo por los encarcelamientos o por los “actos vandálicos”… ni mucho menos… los suicidios, el alcoholismo, la violencia en la calle, los robos, asesinatos y en general una sensación de inseguridad que no se quedará en las capas bajas de la sociedad sino que irá subiendo como ya lo está haciendo. Tenemos un paro desbocado, un 80% del personal cobrando menos de 1000€, 7 EREs, 51 ejecuciones hipotecarias y 17 desalojos diarios en Cataluña… tendremos que pagar las ambulancias y dar gracias porque no nos den una paliza por el camino… mis padres están acojonados pensando en sus tres hijos, dos de ellos en el paro (mi hermano con 45 años y 3 críos, y yo mismo) y que ni en su época vivieron un menosprecio tan generalizado contra la mayoría social….

De hecho, mis padres estuvieron en la manifestación del 29M, Con vuestro permiso, os envió el comentario que mi padre (70 años) que sufrió los gases lacrimógenos y la grandiosidad de los que cerraron las entradas al metro impidiendo que la gente – entre ellos mis padres- no pudiesen refugiarse ni llegar a su casa. Votantes tradicionales del PSC, las últimas elecciones a ICV… esperanzados inocentemente en un cambio mejor para sus hijos.

“Las imágenes observadas in situ y otras divulgadas por este medio en relación a la huelga general del 29M, dejan mucho que desear. Las barbaries cometidas por los agentes dependientes de las autoridades que hoy están en el poder y también las que anteriormente ocuparon el sillón de la impunidad, solo pueden proceder de un poder incivilizado y falto de humanidad. Un pueblo sometido a estas barbaries, solo puede acarrear violencia y desprecio a nuestros gobernantes que nunca han sabido o no han querido entender que los ciudadanos solo pretendemos la paz y la justicia.”  José F.H.

Que aparezcan grupos armados, nuevamente, que se multipliquen los sabotajes o que las presiones estén a reventar, es un horizonte completamente plausible… más de lo que querríamos. Porque soñábamos con que Schmitt se había equivocado pero no. Ya nos recordaba su relectura que “En el caso crítico, el Estado tiene que suspender el derecho tanto para preservar su propia existencia como para crear las condiciones bajo las cuales el derecho puede ser aplicado. Imponer orden y seguridad y, por tanto, crear una situación normal, es el pre-requisito de validez de las normas”.

Y aquí viene el final de mi panfleto y el sentido del mismo:… la inseguridad social en expansión que está sufriendo cada vez capas de la población también llega a las capas altas y será combatida con más seguridad privada, condominios probados y calles más parecidas al patio de la Modelo que a una plaza pública.

La policía igual que las presiones, van camino a la privatización total como ya debéis saber. Poco a poco, la seguridad privada, que actualmente es un lobby de primer nivel internacional – me parece que Prosegur es la cuarta empresa española con más inversión en latinoamérica- va cogiendo más y más espacio de la cosa pública y eso es irreversible… sabéis también que ya están trabajando en prisiones y haciendo colaboraciones en tareas de tránsito… las empresas de seguridad viven de producir inseguridad y ojalá, vosotros sabréis que no vamos por esta camino… que todo es un mal sueño y que los encarcelados son peligrosos delincuentes y que el Sr. Puig es un hombre sensato…. ojalá.

Yo sinceramente, estoy contento de haber hecho el trabajo que he realizado en el ISPC y me gustaría mucho tener nuevos mossos a los cuales ocupar durante un trimestre con las cosas de nuestra asignatura, pero de hecho, me agradaría más poder decir que no, que es inadmisible y que hemos de dedicar todo un curso a hablar de lo que ya no es algo que causa risa que es “la dimensión social de la tarea policial”, qué es un oximorón, “la policía en el marco de un Estado de derecho” y que desaparecerá como lágrimas bajo la lluvia, el sueño de una policía profundamente democrática, la vanguardia de una sociedad mejor para todos.

Fuente: artículo traducido del blog de Rodolfo Rufían Roto.

Berriak, Política atalean publikatua | 2 Iruzkin

Un crudo despertar, el declive del petroleo (documental)

Si tienes un coche, puedes meter en él a cinco personas y unas cuantas maletas y recorrer dos kilómetros en un ratito, por los 20 céntimos que vale una taza de gasolina. Pero si no tienes coche y sí a alguien que tire de una bici-taxi o de un carrito a pie y le dices que os lleve a los cinco y todas vuestras maletas a dos kilómetros de distancia, por 20 céntimos, se reirán de ti. El petróleo es tan barato, tan denso en contenido energético, que esencialmente es energía gratis.

De ahí que estemos agotando, en un siglo, petróleo y gas natural insustituibles que se formaron en dos brevísimos momentos del pasado, hace 90 y 150 millones de años. Por eso el petróleo es un imán para las guerras, las atrae, las provoca y las alimenta: es gratis pero escaso.

Un crudo despertar, el declive del petróleo (título original A Crude Awakening. The oil crash, dirigida por B.Gelpke y R.McCormack), es un documental imprescindible en el que se nos advierte magistral y desesperadamente del gran error de la sociedad actual: ignorar que los combustibles fósiles no podrán seguir abasteciendo a ritmos crecientes las economías, tampoco las de los pocos países ricos, y creer además que tenemos sustitutos por si escasearan el petróleo y el gas natural y que esos sustitutos se pueden implantar de la noche a la mañana.

Y no son los gobiernos y los directivos de las corporaciones los desinformados, ellos lo saben. Es el ciudadano de a coche (“de a pie” debería ser pero no es) el que no quiere bajarse de él y aplaude políticas de crecimiento económico. Los políticos no pueden hacer más que lo que nosotros les pidamos, esas son las reglas que la ciudadanía dictó y son las que ahora tiene: cabe pues que los ciudadanos den el primer paso, avisando a sus representantes de que están listos para asumir las políticas necesarias para organizar un entorno económico radicalmente más simple, no podemos echarles la culpa del crecimiento a nuestros representantes mientras a la vez les pedimos crecimiento sin objetivo alguno y a perpetuidad.

Y para eso hace falta, claro está, que los ciudadanos conozcan la realidad, para que puedan decidir apoyar esas medidas. El documental Un crudo despertar puede ayudar a ello.

Documental atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

No a la venta (documental).

Las personas de todo el mundo cada vez somos más dependientes de un menor número de grandes empresas globales. Monsanto controla el 90% de las semillas transgénicas, Microsoft tiene un 88.26% de la cuota del mercado en software informático seguida por Apple con Mac tan solo un 9.93%, Cada día 150 millones de personas en todo el mundo compran un producto Unilever sin ni siquiera saberlo, MC Donald sirve 58,1 millones de comidas diarias en todo el mundo. De las 100 economías más grandes del mundo, 51 son empresas. Los estados pierden poder al mismo ritmo que las grandes corporaciones lo ganan. La globalización ha generado un nuevo contexto que requiere una redefinición de las reglas de juego para la sociedad global del siglo XXI.

En este contexto surge el debate en torno a la responsabilidad social corporativa o de las empresas (RSC), que se plantea como el punto de partida desde el cual replantearse el equilibrio entre el desarrollo económico, la sostenibilidad medioambiental y el desarrollo social necesarios para construir el nuevo tipo de sociedad que queremos. Aunque se está produciendo un incremento paulatino del interés por la Responsabilidad Social Corporativa, tanto en círculos empresariales como en el ámbito social, lo cierto es que el proceso está siendo demasiado lento.

Es el momento de que todos nos planteemos qué tipo de sociedad queremos construir y qué papel debemos jugar para contribuir a su desarrollo. Debemos asumir el rol de personas consumidoras, trabajadoras y opinión pública implicadas en la aplicación de los modelos responsables en todos los ámbitos de actuación de las empresas.

Documental atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

Tengo un sueño.

El Rey no pega ojo. En las camas, no reina como Lorenzo Lamas. Y a nosotros nos quita el sueño que el rey no tenga sueño especialmente hoy, día mundial del sueño y sus trastornos.

Son los jóvenes parados los que le quitan el sueño al monarca como ha dicho esta semana en un desgarrador parlamento dirigido a un grupo de jóvenes becados para estudiar en el extranjero (por su bien, que no vuelvan). Nuestro rey emuló a otro rey, Martin Luther King, y su discurso “I have a dream” que en el caso de nuestro monarca sería, “tengo un sueño, jo, qué sueño tengo”: “Nunca rendiros. Trabajar, trabajar, trabajar. Para bien vuestro y para bien nuestro también de España. Esperando que cuando volváis podamos tener más puestos de trabajo. Es una problemática enorme tener más del 50% de los jóvenes sin trabajo. Es una cosa que a veces me quita el sueño pero en fin, es así, desgraciadamente estamos pasando por muy mal momento”.

Emociona escuchar al único español que tiene trabajo fijo asegurado y una asignación personal de casi 300 mil euros al mes, hablar de trabajo y malos momentos. Pero queridos súbditos, no sufráis vosotros por el mal momento del sueño monárquico. En el mismo acto en el que pronunció tan estremecedoras palabras, el rey se durmió. Echó una real cabezadita. La corona, que pesa mucho.

Algunos mal pensados han querido ver en esto una demostración de que el monarca no decía la verdad, que el paro juvenil realmente no le quita su real sueño. Insidias. La cabezadita real demuestra que no viene bien dormido de casa. No me extraña que no duerma, con un hijo que va para los cincuenta y aún no ha conseguido trabajo en lo suyo, con la mitad de la familia viviendo a su costa (y a la nuestra) y con un yerno que más que trabajar parece que vive del trabajo de otros.

Pero para todos ellos y para los jóvenes parados que le quitan el sueño al monarca, hay soluciones. Por ejemplo, meterse a cura. La Iglesia acaba de hacer público un vídeo tan estremecedor como el discurso del rey, en el que busca vocaciones y para propiciarlas, promete lo que hoy en día casi nadie puede prometer: un trabajo fijo. Hombre, con un presupuesto mensual del Estado de 13 millones de euros al mes, ya podrán. Pero si alguien se mete a cura por tener trabajo fijo, más que vocación será desesperación. El vídeo también promete una vida apasionante. Depende a lo que llamemos apasionante: si consideramos apasionante la abstinencia sexual, la desigualdad de la mujer dentro del clero, considerar a los homosexuales como enfermos y escuchar los pecados ajenos, entonces sí.

En la misma línea, otro trabajo en alza es el de policía antidisturbios. Repartes ostias y te santifican por ello. El ministerio del Interior ha respaldado sin matices la actuación de la policía en los altercados de las manifestaciones contra los recortes en Educación en Valencia en las que todos hemos visto somantas de palos espeluznantes. Tampoco es de extrañar que repartir sin criterio le parezca “intachable” a un partido, el del gobierno, en el que dirigentes de la formación, como Cospedal, Arias Cañete o Aguirre, han contratado a familiares en organismos dependientes del Gobierno. Otra buena forma de conseguir trabajo y evitar el insomnio del rey. Todo por la patria.

Aunque esto ya ni nos quita el sueño porque lamentablemente es práctica habitual de cualquier gobierno en España. Por fortuna, la publicación de estos contratos nepotistas, ha despertado tantas críticas que algunos de esos familiares han renunciado. Me alegro porque significa que la ciudadanía está despierta.

Me da pena por el rey porque le quitará el sueño.

Fuente: Javier Gallego en el blog de Carne Cruda.

Berriak atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

E=mc² – la historia de la ecuación (documental)

Documental que narra el desarrollo y la demostración de la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein. La historia del trabajo más importante de Albert Einstein fue realizado en 1905, cuando ideó su teoría de la relatividad especial, tendrían que pasar catorce años antes de que sus principios nada convencionales pudieran demostrarse. Hasta entonces, Albert Einstein estuvo expuesto al ridículo y al desafío y sufrió toda una serie de dificultades para conseguir un trabajo prestigioso. Entonces, en 1911, Albert Einstein dio con un modo de demostrar sus teorías. Si tenía razón, entonces algo asombroso se podría observar durante un eclipse solar: la luz de las estrellas se curvaría alrededor del sol y parecería que las estrellas se habrían desplazado a una posición diferente.

 

 

Documental atalean publikatua | Iruzkin bat utzi

Del Poder – On Power (documental).

Génova 2001 el enfrentamiento entre el Estado y los movimientos sociales dejó ver la verdadera naturaleza del poder. La represión policial fue la respuesta a la más numerosa protesta que se había vivido hasta el momento. Trescientos mil manifestantes vieron de frente el lado más violento de la democracia. Génova 2001 marcó un hito dentro de la historia de las protestas antiglobalización. Un movimiento que, evento tras evento, crecía exponencialmente hasta llegar a las 300 000 personas, fue frenado bruscamente. Hacía mucho tiempo que, en un país en democracia, la represión no se ejercía de una manera tan brutal y descarada. El centro de la ciudad fue amurallado para que los representantes de los ocho países más poderosos del mundo pudieran reunirse con tranquilidad, mientras en los alrededores la policía cargaba contra los manifestantes con una violencia inusitada. El Estado de derecho fue congelado, se reprimieron manifestaciones legales, se vulneró la libertad de prensa, periodistas y manifestantes fueron golpeados e incluso se llegó a disparar contra ellos (Carlo Giuliani fue la víctima), se suspendió el tratado de Schengen, se impidió el acceso de abogados y senadores a las pesquisas, se hizo uso de pruebas falsas en los juicios… El resultado fue un muerto, cientos de heridos y miles de traumas psicológicos. El movimiento antiglobalización nunca más volvería a ser el mismo.

A partir de grabaciones procedentes de las más diversas fuentes, este documental nos hace revivir aquellos hechos, de modo que las imágenes de ese pasado reciente nos ayuden a comprender el presente, ya que, como dijeran Angela Ricci-Lucchi y Yervant Gianikian, «las imágenes del ayer llevan consigo los gérmenes de las imágenes de hoy».

Quizás la clave más importante para un análisis profundo de este trabajo sean sus tres primeros planos, una suerte de evento deportivo convertido en carta de ajuste, donde las masas emocionadas enarbolan con pasión los símbolos de sus diferentes países, en una enérgica manifestación de orgullo patrio. Diferentes banderas, pero un mismo gesto, una misma emoción, una misma empatía por aquellos que nos representan como Estado de derecho, como Estado democrático, como formación política a la cual pertenecemos y a cuyas leyes debemos ajustarnos; y más grande es la empatía cuanto más grande es la victoria.

El montaje, encuadrado en la corriente del Found Footage o «metraje encontrado», ha sido realizado en su mayor parte a partir de material de archivo grabado por los propios activistas con medios no profesionales. En él, las imágenes se suceden, muchas veces confusas y desdibujadas. Este es un aspecto que sin duda sorprende. La apariencia de las imágenes queda relegada a un segundo plano y el contenido de las mismas se impone a su forma, tal y como explicita una de las cinco declaraciones de principios que aparecen al comienzo de la película y que nos dice: «EL CONTENIDO (NO LA FORMA)». En este sentido, se trata de una película a contracorriente, que plantea una manera diferente de entender la forma. Si la tendencia general apunta hacia la High Definition o «alta definición» como un valor en sí mismo, este documental nos obliga a replantearnos esa carrera hacia el hiperrealismo, del mismo modo que en su momento tuvo que hacerlo la pintura.

Documental, Política atalean publikatua | Iruzkin bat utzi